Pablo Neruda, Carta para que me traigan madera

pabloneruda

Pablo Neruda. Chile, 1904 – 1973.

AHORA para hacer la
Casa, tráiganme maderas
del Sur, tráiganme
tablas y tablones, vigas,
listones, tejuelas, quiero
ver llegar el perfume,
quiero que suenen
descargando el sonido
del Sur que traen.

Cómo Puedo vivir tan
lejos de lo que amé, de
lo que amo? De las
estaciones envueltas por
vapor y por humo, frío?
Aunque murió hace
tantos años por allí debe
andar mi padre con el
poncho lleno de gotas y
la barba color de cuero.

La barba color de
cebada que recorría los
ramales el corazón del
aguacero, Y que alguien
se mida conmigo a tener
padre tan errante, a
tener padre tan llovido:
Su tren iba desesperado
entre las piedras de
Carahue, por los rieles
de Colli-Pulli. en las
lluvias de Puerto Varas.
Mientras yo acechaba
perdices o Coleópteros
Violentos,
buscaba el color del
relámpago buscaba un
aroma indeleble, flor
arbitraria o miel salvaje,
mi padre no perdía el
tiempo: sobre el invierno
establecía el sol de
sus ferrocarriles.

Yo perdí la lluvia y el
viento y qué he ganado,
me pregunto
Porque perdí la sombra
verde a veces me ahogo
y me muero: es mi alma
que no está contenta y
busca bajo mis zapatos
cosas gastadas o perdidas.
Tal vez aquella
tierra triste se mueve en
mí como un navío pero
yo cambié de planeta.

La lluvia ya no me
conoce.

Y ahora para las paredes,
para las ventanas y
el suelo, para el techo,
para las sábanas, para
los platos y la mesa -
tráiganme maderas
oscuras secretas como la
montaña, tablas claras y
tablas rojas,
alerce, avellano, mañío
laurel, raulí y ulmo
fragante, todo lo que fue
creciendo secretamente
en la espesura, lo que
fue creciendo conmigo:
tienen mi edad esas
maderas. tuvimos las
misas raíces,

Cuando se abra la
puerta y entren los
fragmentos de la montaña
voy a respirar y tocar
lo que yo tal vez sigo
síendo: de los bosques
fríos, madera dura de
Temuco y luego veré
que el perfume irá
construyendo mi casa,
se levantarán las paredes
con los susurros que
perdí. con lo que
pasaba en la selva. y
estaré Contento de estar
rodeado por tanta
pureza. por tanto
silencio que vuelve a
conversar con mi
silencio.

Seguir leyendo

Las nobles maderas de la playa

maderas-en-las-playasUna vez le comenté a un experto carpintero, que una de las posibles fuentes de maderas para hacer artesanías, podían ser las maderas de las playas.
- Lástima- le dije.- que por haber estado tanto tiempo en contacto con el agua, se hayan quizás tornado fofas y podridas.
El carpintero abrió los ojos con una especie de asombro, e inmediatamente me reconvino por lo que le estaba diciendo:
.- No es como dices, sino al contrario, hijo mío. Son las piezas de madera mejor curadas y consistentes…
.- Después de haber pasado períodos de tiempo tan largos que nadie pudiera imaginarse, “llevando agua” y “llevando sol”, ya no hay manera de que se puedan torcer, dilatar, encoger, o incluso pudrir. El tiempo y la intemperie les han hecho una curación tan magistral, que constituyen las maderas más nobles. Imagínate ésto: LLegan a la playa, se secan durante un día, soportan un sol inclemente durante largas horas, acompañado de viento, y después la marea alta se las vuelve a llevar para lavarlas y seguirlas curando.
.- Son piezas de madera inmejorables. La superficie blanca o agrisada de esa madera vieja y navegante de las playas, se remueve fácilmente al pasar el cepillo por encima, gentilmente, con suavidad. Suavidad misma con la que responde esa madera cuando la comienzas a tallar, a taladrar, a darle forma.
Su comentario me alegró y me pareció de lo más interesante.
El mismo día, o quizás al siguiente, siendo un adolescente inquieto de una ciudad costera, me acerqué a la orilla, adonde sabía que encontraría madera…
Encontré varias tablas, ligeras y compactas, más bien pequeñas, con las aristas desgastadas por el roce de la arena, con algunas marcas y pequeñas abrasiones, propias de sus antiguas funciones, en lugares remotos e indescifrables. Se me ocurrió pensar que algunas podían ser muy antiguas, procedentes de navíos de piratas, partes de casas, o de lanchas pesqueras que aún en el siglo precedente pudieron haber tenido vida en las aguas lacustres o marinas. Aquello era toda una aventura.
Verdad que buscando madera de este tipo, se puede uno topar con cualquier tipo de desperdicios y suciedades, pero las retribuciones valen la pena.
Algunas piezas semi-enterradas conservaban algo de humedad.
En todo caso, no pude “carretear” con muchas, y en cada viaje de búsqueda de madera orillera, no podía llevar conmigo sino muy pocos pedazos.
En casa también tenía algunas limitaciones de espacio.
Allá las puse, sin embargo, en el patio, a llevar un poco de sol antes de usarlas. Las lavé “con agua dulce”, las volteé de lado y lado, para que se secaran completamente.
Después de aquellas labores, es decir, a los dos días, comencé a trabajar la madera, es decir, que comenzó la magia…
Todas eran de color gris más o menos claro, una que otra de algún tono marrón, no lo voy a negar. A las raspadas de las herramientas, sin embargo, aquellos trozos de madera, que parecían un material más noble de lo ordinario, comenzaron a mostrar sus verdaderos colores: Rojizo de caoba, marrón de roble, amarillos y marfiles de maderas que yo desconocía.
Y el buen carpintero, me iba hablando de ellas, de cada uno de esos tipos de madera que ni siquiera se conseguían en el mercado… eran verdaderas “piezas preciosas” por no decir piedras, ya que piedras no eran. Asombroso ver sus vetas, sus rayas, sus dibujos, y ¡Los increíbles olores de bosques que guardaban en su corazón, todos aquellos pedazos de madera!

maderas-en-las-playas-2Del texto:

Juan Carlos Viloria Petit

Cabimas. Zulia. Venezuela.

Diciembre del 2012.

Escrito originalmente para ser publicado en el sitio web: www.MaderaReciclada.com.

Safe Creative #1212062794189

Madera reciclada

wood-detail-1En términos estrictos, los materiales reciclados son procesados y convertidos nuevamente en materia prima antes de ser transformados en nuevos productos. Al tratarse de la madera proveniente de objetos elaborados de todo tipo, algunas personas podrían señalar que usarla se refiere a un mero proceso de reutilización, y sólo en determinados casos, a un verdadero reciclaje de material. Sin embargo, nos inclinamos a pensar, que la madera es un recurso especialmengte noble, que al separar en partes cualquier artículo deteriorado o en desuso, puede convertirse, sin ninguna o con pocas transformaciones, en materia prima: Palos, tablas, tablones y listones son las formas en que se presenta esta específica materia, para que con ella construyamos cualquier tipo de obras, tanto artísticas como de uso doméstico, industrial o artesanal. ¡Lo importante es aprovecharla!

Tanto el reciclaje como la reutilización de la madera, nos ayudan a proteger los bosques, así como a ahorrar dinero y desarrollar habilidades.

Muchas gracias por visitar este sitio web, Maderareciclada.com.

Hasta una próxima entrada.